Embarazo y autismo

El embarazo es un viaje excepcional en la vida de cualquier mujer, es un momento único que nos atraviesa y afecta a todos los niveles de nuestra existencia, también nos hace cuestionarnos como individuos, como familia y como sociedad. Es por eso que durante la gestación y los primeros meses de maternidad debemos de cuidar con especial interés el bienestar no solo físico sino también psicológico de las mujeres.

Cuando hablamos con mujeres con características de autismo, (mujeres neurodivergentes, en el espectro autista… ¡hay tantas formas de definirse!) este recorrido adquiere una dimensión única y diferente a la vivencia de las mujeres neurotípicas.

Muchas de ellas viven la experiencia del embarazo, de forma algo diferente y con desafíos únicos a los que los profesionales de la salud aún no sabemos cómo atender y ajustarnos de forma adecuada. Aún, así es importante tener en cuenta ciertas características que pueden ocurrir en el periodo maternal, tan delicado y específico.

  1. Sensibilidad Sensorial Amplificada.

La sensibilidad sensorial elevada, una característica distintiva del autismo, se ve magnificada durante el embarazo. Las mujeres con autismo pueden experimentar de manera intensificada los estímulos sensoriales del entorno, como la luz, el sonido y las texturas.

Esta hiperactividad sensorial puede crear desafíos adicionales, es por ello que debemos, como profesionales, intentar anticipar las técnicas o intervenciones a las que estarán expuestas durante el seguimiento del embarazo (ecografías,  analíticas de sangre, exposición a vacunas, prueba de glucemia…), el parto (visitas al ginecólogo, maniobra de Hamilton, posición podálica, exposición a luces, temperatura en el momento del parto, exploraciones innecesarias, contacto con guantes, pitidos de máquinas, contracciones… ) o aquellos aspectos del puerperio tan relevante para una madre y un bebé (piel con piel, lactancia, olores del recién nacido, los puntos del postparto, el llanto del recién nacido…).

La creación de entornos de escucha activa, más tranquilos, el uso de ropa cómoda, la comunicación con los profesionales sanitarios y la búsqueda de actividades que proporcionen estímulo sensorial controlado son estrategias valiosas para gestionar esta sensibilidad acentuada durante el embarazo.

Cada mujer neurodivergente es diferente y presenta unas necesidades concretas que que tenemos que tener en cuenta.

  1. Comunicación Clara y Rutinas Consistentes.

La comunicación clara y las rutinas consistentes, fundamentales en la vida cotidiana de cualquier persona, se hace súper necesaria para aquellas con autismo. Estos aspectos adquieren un papel crucial durante el embarazo. La información precisa y directa por parte de los profesionales de la salud se vuelve esencial, permitiendo a las mujeres con autismo comprender y anticipar los cambios asociados con la gestación.

La creación de un plan de cuidado personalizado, concretar con tu matrona el plan de parto y hacerlo saber al centro sanitario que te va a atender, realizar una rutina prenatal… puede brindar a estas mujeres una sensación de control y seguridad durante el embarazo. Aunque también debemos de prepararnos para los cambios que puedan surgir en cualquier momento (embarazo, parto y postparto) y estar acompañadas en todo momento tanto por un entorno social seguro como por profesionales especialistas que las acompañen en esta travesía.

La preparación para el parto y la maternidad debe adaptarse a las necesidades individuales de cada mujer. La creación de planes de nacimiento detallados, la discusión anticipada de posibles cambios en la rutina hospitalaria y la inclusión de herramientas visuales se vuelven esenciales. Proporcionar información en formatos visuales, como gráficos y diagramas, así como dejar tiempo para procesar la información puede facilitar la comprensión y preparación para el parto. La colaboración estrecha con profesionales de la salud para diseñar un plan de parto personalizado puede predecir en cierta medida la experiencia.

  1. Empatía y Conexión Emocional Amplificada.

Aunque la expresión de emociones puede variar en las personas con autismo, la maternidad a menudo intensifica la conexión emocional con el bebé. Explorar estrategias que fomenten esta conexión única es fundamental, ya que el vínculo creado con su bebé dependerá de su percepción de la experiencia maternal. La validación y reconocimiento de las emociones, junto con la creación de un espacio seguro para expresarlas, permiten que las mujeres con autismo exploren y fortalezcan esta conexión emocional durante el embarazo. Establecer prácticas que promuevan la comunicación emocional puede contribuir significativamente a una experiencia maternal positiva,

  1. Red de Apoyo Integral: Tejiendo Lazos de Empatía y Maternaje

La construcción de una red de apoyo sólida es esencial para todas las mujeres durante el embarazo, y para aquellas con autismo, este respaldo adquiere una importancia aún mayor. La comprensión y el respaldo de familiares, amigos y profesionales de la salud son fundamentales. La creación de un entorno de apoyo que tenga en cuenta las necesidades individuales contribuirá en gran medida a una experiencia de embarazo positiva. Grupos de apoyo específicos para mujeres con autismo pueden proporcionar un espacio seguro para compartir experiencias y estrategias. También el ser acompañadas por la figura de un/a psicólogo/a especializado en perinatalidad puede ser de gran ventaja en estos momentos.

A pesar que el embarazo en mujeres con autismo requiere una atención personalizada y comprensiva, solo contamos con un puñado de artículos que exploran las experiencias de mujeres embarazadas y en postparto. Es por eso la necesidad de contar con profesionales formados en ambas áreas (la del TEA y la perinatalidad), que puedan abordar esta doble excepcionalidad con el mayor cuidado y profesionalidad posible.

También debemos de respaldar que la sociedad está avanzando hacia una mayor conciencia y comprensión del espectro autista, por ello es imperativo adaptar los servicios de atención prenatal para satisfacer las necesidades individuales de estas mujeres. Al hacerlo, no solo se mejora la experiencia de embarazo, sino que también se contribuye a la creación de un entorno más inclusivo y comprensivo para todas las futuras madres, independientemente de su neurodiversidad.

Servicio Mujer

con TEA

Más información

Compartir

Próximo Curso Online

Hábitos de Autonomía y Autocuidado para personas con autismo

23 Febrero
Ángeles Carrera

Nuestra comunidad

Red de profesionales en Whatsapp para fomentar el conocimiento en la Atención Temprana

¿Necesitas apoyo a domicilio en Sevilla?

Contacta con nosotros

Únete a la Newsletter

Subscríbete a nuestra newsletter mensual

Noticias sobre los Trastornos del Neurodesarrollo y la Atención temprana

Colabora con nosotros

¡Hazte socio colaborador!

Blog

Artículos Relacionados

Embarazo y autismo

El embarazo es un viaje excepcional en la vida de cualquier mujer, es un momento único que nos atraviesa y afecta a todos los niveles de nuestra existencia, también nos hace cuestionarnos como

PICTOGRAMAS Y AUTISMO

Comunicación y lenguaje en TEA La comunicación y el lenguaje son esenciales en todo ser humano para relacionarse con los demás, para ejercer su propia autonomía, para aprender, para disfrutar y para participar

0
    0
    Carrito
    Tu carrito está vacíoVolver a la tienda
    ¿Ayuda?