LAS AULAS ESPECIFICAS PARA EL ALUMNADO CON TEA

Si tuviéramos que elegir un rasgo definitorio en lo que implica el trastorno del espectro autista (TEA), es que implica una manera distinta de percibir. Estas personas ven, entienden e interactúan con el mundo de una manera distinta. Pero esta característica es también la que los diferencia, pues cada uno de ellos percibe de forma diferente respecto a otra persona con este trastorno.

Aun así, podemos hablar de unas características comunes: prefieren la información a través del canal visual, fijan su atención en detalles, es necesario anticipar los acontecimientos, presentan alteraciones sensoriales (hipo o hiper), suelen ser poco flexibles y al estar afectada la comunicación y en muchos casos el lenguaje necesitan apoyo en esta área del desarrollo, y la modalidad es, de nuevo, diversa: puede ser de manera oral, o escrita y/o a través de un sistema alternativo y/o aumentativo de comunicación. Ante estas peculiaridades, y de mano del movimiento inclusivo, surgió la necesidad de alejar a estos alumnos de los tradicionales Centros Específicos, y crear en los centros educativos ordinarios un espacio propio y adaptado para estos alumnos, que favorezca su aprendizaje, su desarrollo y su integración ajustándonos a su manera de relacionarse con el mundo.

El Modelo Denver presenta objetivos cronológicos basándose en un diagnóstico precoz y en una intervención temprana para conseguir mayores resultados gracias a la plasticidad del cerebro infantil (Martos y Llorente, 2013). El Modelo Denver va dirigido a dos grupos de poblaciones: niños/as de 2 a 5 años de edad y niños/as con 18 a 24 meses de edad (en este caso, el modelo se denomina Modelo Denver de Comienzo Temprano). Clicka en este enlace para saber más sobre el Método Denver en la Atención Temprana.

Frente a los centros específicos de educación especial, las aulas específicas para el alumnado con TEA se caracterizan por ser aulas abiertas y especializadas. Son abiertas, porque los niños están en su aula de referencia, con su curso, con sus compañeros y con sus profesores. Y son especializadas, porque se organizan de tal manera que favorece la autonomía de los alumnos; y se trabajan aquellos aspectos específicos y concretos adaptándonos a sus necesidades. Además, cuenta con profesionales especializados, y su ratio es de cuatro a seis alumnos en educación infantil y primaria, a fin de garantizar su atención individualizada.
El profesor-tutor es el encargado de coordinar el trabajo con los demás profesionales que intervienen con el alumno, de elaborar la adaptación curricular bajo supervisión del EOE, así como favorecer la integración y participación del alumno en el aula y en las distintas actividades que se organicen en el centro.

Además, existen otros profesionales que trabajan de forma conjunta para alcanzar el objetivo de promover el máximo desarrollo de estos alumnos. En primer lugar, el maestro de Pedagogía Terapéutica (PT) reforzará los aspectos descritos en la Adaptación Curricular de cada alumno, tanto en las áreas como otros aspectos propios del trastorno, con la premisa de perseguir ante todo aprendizajes funcionales, elaborando material y beneficiando la integración de los alumnos. Para ello, podrá lleva a cabo su intervención tanto dentro del aula de referencia como en el aula TEA.
Por otro lado, el maestro de Audición y Lenguaje (AL) se encarga principalmente de trabajar las frecuentes alteraciones en el habla, el lenguaje y la comunicación. El principio de funcionalidad de los aprendizajes sigue vigente, así uno de sus principales objetivos siempre será ampliar así la intención comunicativa y desarrollar su uso social, además de desarrollar rutinas y habilidades sociales.

Además, hay que resaltar el papel del auxiliar Técnico Educativo (PTIS) que favorecerá la adquisición de autonomía de los alumnos en momentos tales como el aseo, la alimentación, desplazamientos…
Entonces, ¿Cómo se trabaja en una de estas aulas? ¿Cuál es la metodología más adecuada? La principal premisa es evidente: debe ser una metodología que se ajuste a esa manera distinta de relacionarse y percibir, y respete asimismo las diferencias individuales. Pero lo cierto es que en la realidad el nivel de afectación del trastorno puede ser muy distinto, pues algunos alumnos presentan lenguaje oral y otros no; algunos cursan con discapacidad cognitiva y en otros no se ve alterada. Esta heterogeneidad tan amplia que les caracteriza hace que concretar un modo de trabajo generalizado resulte complicado.

Ahora bien, la estructuración ambiental se llevará a cabo mediante claves visuales, no solo en el aula específica, sino también en todo el centro escolar, pues es la manera en que dotamos de esa necesaria inclusión al aula y al centro. Suelen demarcarse claramente unos límites físicos y/o visuales, señalados a través de pictogramas que indiquen la actividad a realizar en cada zona, el momento apropiado… es decir, lo que se espera del alumno en cada momento. Este aspecto es crucial pues tener esta idea clara favorece la autonomía en el día a día y dota de seguridad emocional al alumno, proporcionando situaciones normalizadas dentro del entorno escolar.

Al igual que el contexto físico, es también necesario tener estructuradas las jornadas de trabajo, es decir, los tiempos, de tal manera que los alumnos puedan anticipar qué es lo que se van a hacer. Por ello se trabaja con agendas visuales que pueden ser grupales e individuales, verticales u horizontales, a través de pictogramas, fotografías y/o palabras escritas. Repasar la rutina diaria es en estas aulas algo diario, normalmente durante el momento de asamblea al iniciar la jornada, y durante el último momento del día, en la asamblea final, a modo de repaso.

 

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Recibe las últimas noticias

Subscríbete a nuestra newsletter mensual

Noticias sobre los Trastornos del Neurodesarrollo y la Atención temprana

REGALA TU TAZA SOLIDARIA

Redes Sociales

Últimas noticias

On Key

Related Posts

ECOLALIA Y TEA

Se engloban bajo el término de Trastorno del Espectro Autista (TEA) aquellos trastornos del neurodesarrollo cuyos síntomas incluyen alteraciones en el desarrollo de la comunicación y de la interacción social, junto con la

Abrir el chat
¿Ayuda?